Ilustre, Centenaria y Fervorosa Hermandad de Nuestra Señora del Socorro Coronada
Córdoba
Calendario de Actos y Cultos
Copyright © Hermandad del Socorro. Sitio Web diseñado por p.r.s.u.
Conecta con nosotros
Historia de la Ermita del Socorro
Durante la Edad Moderna la plaza de la Corredera mantiene el carácter de espacio céntrico en el   que se llevan a   cabo distintas actuaciones urbanísticas como el ensanche y construcción de la   Cárcel en el siglo XVI y las obras   de remodelación en la centuria siguiente por iniciativa del    corregidor Ronquillo Briceño que comienzan en   febrero de 1683 y concluyen en agosto de 1687.
Parece ser que en 1631 hay un proyecto de remodelar la plaza de la Corredera, según se desprende   de la    notificación de una provisión real hecha por el escribano público Bartolomé Tercero al   cabildo catedralicio el 16  de septiembre de ese año.

La nueva planta de la Corredera labrada en los años 1683-1687 lleva consigo la desaparición del   edificio del   hospital de la Santísima Trinidad, cuya fachada es de "ladrillo y pilarillos de mármol   en igual proporzión" y cae a   la plaza. La pequeña iglesia tiene en el lado de la epístola tres   arcos   sobre columnas que dan acceso a un patio y   en su interior dos altares, siendo la cubierta   de madera. El 16 de agosto de 1684 el corregidor Ronquillo Briceño   dicta un auto por el que se   autoriza al maestro mayor de la obra Antonio Ramos y a dos alarifes para que   reconociesen los   edificios antes de su derribo y adjudicasen las ventanas y balcones que les correspondían en la   nueva construcción.

Tanto la nueva obra de la plaza como la adjudicación de balcones hecha por los comisionados del   concejo van a   ser rechazadas por la cofradía de Nuestra Señora de los Ángeles, en calidad de   administradora del hospital del   Socorro. El hermano mayor Juan Vizcaíno de Ilarraza, notario   del Santo Oficio, comparece el 8 de febrero de   1685 ante el corregidor y argumenta los perjuicios   económicos que se derivan para la institución asistencial con   la decisión adoptada. Debemos   tener en cuenta que el alquiler de ventanas para contemplar los espectáculos y   fiestas que se   celebran en la plaza de la Corredera alcanza una cantidad elevada.
El corregidor Ronquillo Briceño muestra un vivo deseo de resolver el problema sin necesidad de   recurrir a la vía   judicial, de ahí su propuesta de labrar una nueva iglesia y dependencias anejas   en compensación del perjuicio   económico originado con la remodelación de la plaza de la   Corredera. La cofradía designa una comisión entre   sus   miembros, integrada por el hermano   mayor, el beneficiado de la parroquia de San Pedro Alonso de Cea y el   marqués de Santaella don   José de Aguayo y Manrique, para estudiar el tema y unos días más tarde, el 13 de   febrero de   1685, comunica al corregidor la aceptación de la propuesta.
La demolición del hospital medieval de la Santísima Trinidad para llevar a cabo la remodelación   de la plaza de   la   Corredera significa el final de la labor asistencial que venía prestando el   establecimiento y la cofradía de la   Santísima Trinidad, San Pedro ad Víncula y Nuestra Señora   de los Ángeles. La nueva iglesia levantada carece   de  dependencias anexas para albergar   mujeres   pobres, de ahí que desaparezcan totalmente las prestaciones   sociales.
Páginas: 1 2 3 4