Ilustre, Centenaria y Fervorosa Hermandad de Nuestra Señora del Socorro Coronada
Córdoba
Calendario de Actos y Cultos
Copyright © Hermandad del Socorro. Sitio Web diseñado por p.r.s.u.
Conecta con nosotros
Historia de la Ermita del Socorro
El proyecto de mayor envergadura que aborda la cofradía de Nuestra Señora del Socorro en la   segunda mitad del   siglo XVIII son las obras del camarín. La titular de la hermandad y de la   ermita ocupa un lugar destacado en el   centro del retablo mayor. La imagen luce en la mano   derecha un cetro de plata y en la izquierda sostiene el Niño   tallado en 1763 por un miembro de   la  hermandad.

Al comienzo del 1790 la cofradía pone en marcha el proyecto del camarín que presenta su mayor   dificultad en la   falta de espacio. La solución adoptada será voltear un arco sobre la calleja del   Toril con la aprobación del   municipio y de la propietaria de la casa sobre la que estriba la   vizcondesa viuda de la Montesina doña Francisca   de Concha y Aguayo.
Los recursos para la financiación de las obras del   camarín   proceden   en un alto porcentaje de las   aportaciones de los cofrades,  siendo la más elevada   la del hermano mayor Francisco Montes   Calatrava  que entrega de su peculio 2.000 reales   "para principio de   la obra". También se enajenan   diversas joyas de la Virgen con el   fin   de   incrementar los ingresos. Cantidades más bajas se   recogen   de  las demandas hechas por los   alguaciles,   sargentos de los   Regimientos de   Toledo y Burgos acuartelados en la ciudad y   torneros de la plaza de la Corredera.

Las cuentas de las obras del camarín permiten   conocer la identidad   de las personas que   intervienen en las mismas. Las labores de   albañilería corren a cargo de José Morales, los   maestros tallistas   que intervienen en el camarín   de   la Virgen del Socorro que fueron   Don Manuel   Sandoval y Diego Carrillo.
Los recursos para la financiación de las obras del   camarín   proceden   en un alto porcentaje de las   aportaciones de los cofrades,  siendo la más elevada   la del hermano mayor Francisco Montes   Calatrava  que entrega de su peculio 2.000 reales   "para principio de   la obra". También se enajenan   diversas joyas de la Virgen con el   fin   de   incrementar los ingresos. Cantidades más bajas se   recogen   de  las demandas hechas por los   alguaciles,   sargentos de los   Regimientos de   Toledo y Burgos acuartelados en la ciudad y   torneros de la plaza de la Corredera.
Las cuentas de las obras del camarín permiten   conocer la identidad   de las personas que   intervienen en las mismas. Las labores de   albañilería corren a cargo de José Morales, los   maestros tallistas   que intervienen en el camarín   de   la Virgen del Socorro que fueron   Don Manuel   Sandoval y Diego Carrillo.
Las obras del camarín modifican la estructura del retablo mayor,   al   que se le hacen una repisa   y   un manifestador. Por último, el   maestro dorador Juan Ruiz es el artista encargado de dorar   tanto   el   camarín y repisa y manifesto del altar como el retablo de San   Rafael.

Las obras del camarín terminan en el verano de 1791, celebrándose una solemne fiesta el 18 de   septiembre con   motivo de la colocación de la imagen de Nuestra Señora del Socorro. Los gastos   ascienden a 11.946 reales,   mientras que el importe de los ingresos totaliza solamente 5.915   reales.  El camarín se ornamenta con unas   cortinas recogidas con un vistoso cordón de bolas,   cuyos gastos fueron de 473 reales. El aspecto que presenta el   conjunto ha quedado plasmado en   el   magnífico grabado de Nuestra Señora del Socorro fechado en 1800, siendo el   autor José   Sánchez.
Páginas: 1 2 3 4